No digas “no puedo” (I) – Tony Meléndez

Lee esto como si lo hubieras escrito para ti.

Durante toda mi vida puedo pasar por momentos de todo tipo: alegres, tristes, interminables, cortos, intensos, aburridos, emocionantes, lamentables, vergonzosos o sublimes. Puede pasarme de todo.

En este mundo hay tantas maneras de vivir la vida como personas hay, han habido, y habrán. Pero no todas esas personas han nacido con las mismas posibilidades.
No todo el mundo tiene las mismas oportunidades en el momento de nacer ya sea por motivos culturales, económicos o en algunos casos físicos.

Aún teniendo la enorme suerte de no tener ninguno o solo alguno de esos problemas, una vida plena y feliz nunca me estará asegurada al 100%.

Siempre puede haber días en los que me cueste más levantarme de la cama, en los que me sea difícil sonreír, en los que no tenga fuerzas para enfrentarme a mis problemas.

La vida no es fácil, pero ¿quíen dijo que lo fuera?

A pesar de todo lo que me pueda ocurrir, debo tener siempre presente que tengo suerte de estar con vida y que vale la pena seguir luchando por lo que más quiero.
Porque llegará el día en el que muera, y cualquier intento de conseguir aquello que quiero, por pequeño que sea el intento, habrá merecido la pena y me situará un paso más cerca de conseguir aquello que deseo.

Debo saber aprender de mis errores, solo así conseguiré ser mejor. Debo conocerme bien para saber cuales son mis límites, y una vez sepa hasta dónde llegan debo intentar ir un poco más lejos.
Debo borrar de mi mente las palabras “imposible” e “inalcanzable” y cambiarlas por “improbable“.

Mientras siga con vida, no será demasiado tarde para seguir persiguiendo mis sueños. Y aunque ahora no tenga idea alguna de dónde se encuentran, debo saber que me están esperando en algún momento o lugar.
Solamente debo dar un paso más en esa dirección, y darlo con fe.

Puede que nadie me diga que tener éxito en esta empresa sea fácil, pero no debo permitir que nadie me haga pensar que es imposible. Por ahora, y hasta donde yo sé, sólamente es improbable.

Y nada más.

Si has leído con atención, has tratado de interiorizar estas palabras, y aún y todo crees que no puedes seguir luchando, te invitio a que sigas leyendo.

Hoy quiero que conozcas a Tony Meléndez; un hombre que nació sin brazos, pero eso no le importó a la hora de aprender a tocar la guitarra… con los pies.

Si alguna vez te ves sin fuerzas para seguir adelante, acuérdate de Tony y de todo lo que ha conseguido hacer, y verás que hasta que tú te empeñes en lo contrario no hay sueños imposibles sino improbables.

Tony Melendez 6:09 min.

Por favor no me digan que no pueden. No me diga que no puede porque usted, ustedes pueden hacer mucho, mucho más. Solo levántense y digan “yo quiero, yo puedo, yo VOY a moverme para adelante”.

Sitio Web oficial de Tony Meléndez

3 Respuestas a No digas “no puedo” (I) – Tony Meléndez

  • Hoy tuve un dìa “FATAL” solo porque fue mi primer dìa en un trabajo y hoy no pude con el todo el mundo me gritaba y me decia asì no es, porque se equivoca hagalo asì , y yo en mis adentros pensaba pero es mi primer dìa estoy aprendiendo acaso ustedes nacieron aprendidos?.. salì despavorida diciendome a mi misma NO PUEDO y llorando… pero se que si puedo no se como, porque todos gritandote diciendote cosas asi no es hazloo asì porque te equivocas la gente encima tuyo tanta presion es dificil como manejar eso??? no se.. pero leo esto y veo que TONY pudo y puede hacer mil cosas… como hago—

    • Si hay un problema que tiene solución ya deja de ser un problema. No te procupes, Diana, acabará saliendo bien. Sólo tienes que pedirlo y desearlo.

      Mañana cuando te despiertes y pienses en el trabajo que te espera pensarás en lo nuevo que vas a aprender, y te lo enseñará quien tengas a tu lado. Puede ocurrir que las maneras no sean las acertadas o que incluso puedan herirte en cierto momento, pero tendrás presente que la motivación principal de la persona que tengas al lado es enseñarte y que aprendas a hacerlo como corresponde. El susodicho maestro de guitarra Tony es un ejemplo viviente de que si él es capaz, tú eres capaz.

      Entonces, cuando trabajes, tendrás que encajar algún balonazo de vez en cuando —ojalá no sea así siempre, pero los primeros es normal que duelan—, y esos balonazos te harán más sabia y más fuerte. Así, día a día, poco a poco, irás a prendiendo todos lo que tengas que aprender, y cada cosa llegará a su tiempo. Ni antes ni después.

      No te preocupes por los disgustos de hoy, Diana. Dentro de poco tiempo mirarás atrás y verás que pudiste con problemas que al final no lo eran tanto.
      Tranquila, respira, y vuelve con fuerza y ganas cada día. Ya verás que bien.

      Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo ;D

  • quisiera que me facilitar su obra la cual esta titulado con el nombre ¨¨ NO digas que no puedes¨
    gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • *