El barrendero que cantaba a los niños

Barrendero canta todos los dias a los preescolares con Bob Esponja! 00:48 min.

¿Has visto este vídeo? en él aparece un barrendero cantando desde la calle a un montón de críos apelotonados tras la valla del colegio. Yo no tengo la suerte de ver algo así todos los días; lo veo y no puedo evitar recordar una frase que oí muchas veces cuando era pequeño y estudiante primerizo:

Como no estudies mucho, al final terminarás trabajando de barrendero.

¡Qué mal rollo daba eso! Por todas partes y en todo momento la cultura en la que estaba inmerso me repetía que tenía que estudiar para así poder tener un buen trabajo con el que ganara mucho dinero. Con ese dinero me tendría que comprar una casa grande con plaza de garaje para un coche grande y rojo, y tendría una foto finish donde también aparecían la parienta buenorra —buena madre y sumisa pero libre para ir con sus amigas a cacarear por ahí una vez por semana— y para rematar la estampa, los churumbeles de Barbie y Ken.

Ahora, algunos añitos más tarde veo este vídeo y me emociono: veo a los críos al otro lado de unos barrotes que no sé muy bien si los protegen del mundo exterior y sus peligros, o protegen al mundo exterior de sus ideas frescas y creatividad desatada.
Al otro lado aparece ese hombre con traje lima-limón; el que nos hacen pensar que no estudió de pequeño y ahora solo puede trabajar limpiando la mierda que los demás le echamos por las calles.

Aquel hombre que (en teoría) no tiene suficientes papeles con la palabra “certificado” o “diploma”, es quien se para a diario (según parece) delante de ese grupo de jovencísimas personas y les saluda efusivamente, les incita a participar en un evento tan sencillamente mágico como era aquel ¿¡cómo están usteedeees!? de Los payasos de la tele, les canta aquello que más les gusta y les hace sonreír y gritar como locos hacinados en su gran jaula con pinturas de colores, leche y galletas.

Esos críos aún no saben bien en qué país viven, ni en qué momento histórico, ni si quiera sabrían decir qué es oriente u occidente, y por ahora crecen viendo un mundo incomprensible al otro lado de unos barrotes grises… pero que a pesar de lo hostil que pueda resultar, en él habitan personas como ese señor desconocido que les canta por las mañanas y les insufla en sus pequeños y frágiles corazones una alegre sonrisa.

Pues visto esto, que le den morcilla (de heces) a la cultura que me engañó. Me prometió que el éxito era la foto finish de familia feliz sobre el verde césped que precede al porche. Esa misma cultura que me hizo pensar que ser barrendero era ser un paria y el icono del fracaso laboral.
Ya me gustaría a mí poder llegar a la suela del zapato de este buen hombre, con ese gran corazón que desde primerísima hora de la mañana reparte alegría a ese lote de personitas adoctrinadas en serie. Y todo eso mientras viste su traje de limpiar cosas sucias y malolientes y dar lustre a las calles que todos disfrutamos.

Hoy ese señor me ha alegrado el corazón con solo 48 segundos de vídeo. No me imagino lo que podrá alegrar a diario a su familia y amigos, y eso sí que es algo imposible de certificar con diplomas o comprar con dinero. Supongo que no será millonario, pero desde luego es más rico que el occidental medio-alto con su titulitis crónica y pseudo-valores de mierda.

Y que viva ese señor. Ojalá viva bien, y por mucho tiempo.

11 Respuestas a El barrendero que cantaba a los niños

  • Porque los magos no son Tamariz ni el Mago Migue, hay personas en la vida cotidiana que parecen barrenderos y en verdad son los que más momentos mágicos proporcionan en la realidad.

  • Por la parte que me toca, ya que soy familiar suyo, gracias. nos ha dado una gran leccion a toda la sociedad.

    • Hola Reve:

      Soy el hombre que está detrás de este blog. Me hallo maravillado por haber hecho llegar mi mensaje tan cerca del protagonista de esta bonita historia, aunque cabía la posibilidad, no pensaba que ocurriría.
      Si es posible y así lo consideras oportuno, me encantaría que le hicieras llegar este texto en agradecimiento personal por haber demostrado ser tan fenómeno.

      Un saludo ;D

    • En medio del ambiente gris que nos rodea últimamente….ver el video de este señor (me lo pido de amigo…tio … padre ..hermano.jjejee.)me ha dao un respiro y… si …tb se me ha saltado alguna lagrimilla…..jejejjeje-Lo que este hombre enseña… no se aprende con ningún master…..!!!…se AGRADECE un monton gente de "puta madre"… que le exa dos narices a la vida. la vive FELIZ y la contagia aunqu sea x unos minutos….xa mi esa gente son los verdaderos triunfadores en al vida

  • Lilylopezcorral

    Daría todo para regresar al pasado y gritar como estos peques llenos de emoción y felicidad ! Aun lo hago pero no con esa inocencia :)

  • Yo también soy familiar directo y no puedo parar de leer tu reflexión. De verdad que me ha encantado! Mil gracias a ti! Un abrazo.

  • Si bello es el gesto del barrendero no lo es menos el comentario de Íñigo.
    Y recuerdo a un canónigo que tuve de profesor -magnífico profesor y magnífica persona- que cuando algún chaval insistía, terco él, en no estudiar demasiado recibía una reprimenda de D. Julián (el profe) diciéndole: Hijo si no quieres estudiar no estudies, que siendo camionero también se puede dar mucha gloria a Dios. Si D. Julián hubiera presenciado este espectáculo hubiera cambiado camionero por barrendero.
    Y hubiera añadido a Ínigo, que también contribuye a ello.
    Íñigo, no nos conocemos personalmente pero sí nos conocemos mentalmente. Y mucho. Ánimo, sigue escribiendo, te deseo lo mejor del mundo. Y ya que hablaba de mi viejo profesor pues también con latines: Sursum corda!. Un abrazo,

    • Me honras con tu presencia en mi humilde rincón del Internete Don Eusebio. Agradezco tus palabras ;)

      Otro abrazo para ti, a los pies de tu señora. Qué grande os ha salido Bea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • *