Defender la alegría

Defender la alegría como una trinchera,
defenderla de la rutina y del escándalo,
de las ausencias transitorias y definitivas,
defender la alegría como un principio…
de las dulces infamias y graves diagnósticos.
Defender la alegría como un destino,
como una certeza.
Defender la alegría como un derecho…

Defender la alegría
Defender la alegría

0 Respuestas a Defender la alegría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • *